¿SE CUMPLE REALMENTE CON LA VOLUNTAD DE LA PERSONA CON DISCAPACIDAD?

hands, happy mothers day, old-4344711.jpg

En este post, publicado en el Boletín Oficial del Ilustre Colegio de la Abogacía de Bizkaia, os relato la situación acontecida en la sentencia num. 706/2021 de 19 octubre, de  la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, quien determinó la preferencia en la elección de la persona designada como curadora en escritura pública respecto del procedimiento de fijación de medidas de apoyo de una mujer con demencia senil.  

La pregunta es: ¿Se cumplirá realmente con el deseo de la persona con discapacidad tras la aprobación de la Ley 8/2021, de 2 de junio? 

Así, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en la sentencia num. 706/2021 de 19 octubre ha determinado la preferencia en la elección de la persona designada como curadora en escritura pública respecto del procedimiento de fijación de medidas de apoyo de una mujer con demencia senil.

De este modo, D.ª Virginia otorgó testamento abierto el 5 de febrero de 2015, en el cual disponía su autocuratela respecto de 3 de sus 6 hijos, en orden de preferencia entre los 3 primeros, y deseando que en ningún caso se nombrase como medida de apoyo a cualquiera de los otros tres hijos ni a ninguna asociación, ni pública ni privada ni a ningún organismo similar.
Sin embargo, el Juzgado de Primera Instancia n.º 65 de Madrid, designó como tutora a la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos. Contra dicha sentencia se interpuso recurso apelación por los tres hijos de la mujer que habían sido expresamente excluidos del testamento como figuras de apoyo, siendo el único punto debatido el concerniente al nombramiento como tutora de la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos, interesándose la atribución de la función tutelar a uno de los hijos de Dª. Virginia previamente designados por esta.


La Audiencia revocó la sentencia del Juzgado, consideró que era el deseo de la demandada, así como de sus hijos que fuera la familia y no una institución pública la que asumiera la tutela; pero dado que tres de los referidos hijos D. Carlos Alberto, D.ª Carmen y D.ª Constanza se lleven muy bien entre sí y regular con los otros tres, D. Damaso, D.ª Flora y D.ª Valentina, viendo que estos tres se llevan muy bien entre sí, era lo más conveniente nombrar como tutores mancomunados a D. Carlos Alberto y a D. Damaso. Contra dicha resolución judicial se interpusieron recursos extraordinarios por infracción procesal y casación, que fueron resueltos por la sentencia de esta Sala 1.ª del Tribunal Supremo, 465/2019, de 17 de septiembre (RJ 2019, 3610), en la cual se decretó la nulidad y se dejó sin efecto la sentencia de la Audiencia por falta de motivación suficiente, con devolución de las actuaciones a los efectos de que se justificasen las razones por mor de las cuales el beneficio de D.ª Virginia exigía prescindir de su voluntad exteriorizada y preferente en la designación de tutor en los términos indicados.


Es decir, los motivos del recurso de casación fueron los siguientes:

1. Se había constituido una tutela mancomunada en contra de los deseos de la otorgante, lo que exige la constatación de justificadas razones que así lo exijan debidamente exteriorizadas.
2. No hay motivación suficiente para considerar que la hija de Virginia, con la que convive y que desea asuma su tutela, se considere inidónea para el ejercicio de tal función.
3. Y, por último, no se exteriorizan los motivos que conducen a considerar que lo mejor para Dº. Virginia sea la constitución de una tutela mancomunada atribuida a los dos hijos varones de la recurrente -uno de ellos además expresamente excluido de tal función por la madre- cuando el conflicto existente entre hermanos hará sumamente dificultosa la adecuada y fluida gestión de sus intereses personales y patrimoniales.


Ante ello, el Tribunal Supremo falla a favor de la decisión de Dª. Virginia en el sentido de nombrar como curador a su hija Constanza, una de las hijas designadas por ella en escritura pública.
Así, el Tribunal Supremo considera que en el caso presente, no se dan las causas legales previstas para prescindir del criterio preferente de la voluntad de la demandada, ya que no concurren circunstancias graves desconocidas por la misma, o variación de las contempladas al fijar la persona que le prestará apoyos, ya que D.ª Virginia convivía y sigue conviviendo con su hija D.ª Constanza, que es la persona que le asiste en sus necesidades conforme a sus propios deseos notarialmente expresados, que deben ser respetados, toda vez que, dentro del marco de la esfera de disposición de las personas, se comprende la elección de la que, en atención a su disponibilidad, cercanía, empatía, afecto o solicitud, desempeñe el cargo de curadora.
En conclusión, la Ley 8/2021, de 2 de junio, está jugando un papel importante en lo relativo a la autonomía de la persona, al respeto a su voluntad y a la toma de sus propias decisiones. 

Si quieres ayuda para proveer de medidas de apoyo a un familiar con discapacidad: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Buenas, ¡encantada de atenderle!
¿En qué puedo ayudarle?