LA ENDOMETRIOSIS COMO CAUSA DE INCAPACIDAD LABORAL

woman, pain, period-6080984.jpg

A colación con el día mundial de la endometriosis, que se conmemora el 14 de marzo, en el presente artículo trataremos una de las tres nuevas causas de incapacidad temporal que nos trae la Ley Orgánica 1/2023, de 28 de febrero, por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazoque es la menstruación incapacitante secundaria, haciendo especial hincapié en la enfermedad mencionada.

Así, según reconoce la Organización Mundial de la Salud, se estima que la endometriosis afecta aproximadamente a un 10% de la población femenina en edad reproductiva en todo el mundo, lo que implica que alrededor de 190 millones de ellas padecen esta patología.

Antes de nada, tenemos que definir la menstruación incapacitante secundaria, que a la luz de la antedicha Ley, consiste en la “situación de incapacidad derivada de una dismenorrea generada por una patología previamente diagnosticada” (artículo 2, párrafo 6º).

De este modo, se reconoce expresamente que tendrá la consideración de situación especial de incapacidad temporal por contingencias comunes aquella baja laboral en que pueda encontrarse la mujer en caso de menstruación incapacitante secundaria o dismenorrea secundaria asociada a patologías tales como endometriosis, miomas, enfermedad inflamatoria pélvica, adenomiosis, pólipos endometriales, ovarios poliquísticos, o dificultad en la salida de sangre menstrual de cualquier tipo, pudiendo implicar síntomas como dispareunia, disuria, infertilidad, o sangrados más abundantes de lo normal, entre otros.

Por lo tanto, a las mujeres que presenten alguno de los diagnósticos anteriormente referidos, se les reconoce el derecho a una situación especial de incapacidad en los términos establecidos en el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, conservándose la obligación de cotizar en estas situaciones.

Asimismo, se ha de recalcar que en estos casos no se exigirán períodos mínimos de cotización, y que el subsidio diario se abonará a cargo de la Seguridad Social desde el día de la baja en el trabajo. Esto supone un gran cambio respecto de la situación actual, dado que en el momento presente estas bajas se regulan a través de una incapacidad temporal por enfermedad común, por lo que durante los 3 primeros días de baja la trabajadora no cobra, a no ser que el convenio colectivo de aplicación de la empresa indique otra cosa. El importe de la prestación es del 60% de la base reguladora desde el cuarto día de baja hasta el veinteavo, inclusive, y el 75% desde el día 21 en adelante.

Ley Orgánica 1/2023, de 28 de febrero, por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo («BOE» núm. 51, de 01/03/2023).

Por otro lado, resulta interesante destacar el tratamiento jurisprudencial que ha tenido la endometriosis, que ha sido tratado en el estudio “Endometriosis e incapacidad permanente en perspectiva de género”. Así, las conclusiones del estudio apuntan a que la endometriosis se trata con desdén desde las sentencias judiciales, quedando siempre al final de cualquier listado que ordene la importancia de diferentes enfermedades.

De este modo, a pesar de que hay sentencias antiguas que han fallado a favor de la trabajadora en cuanto al reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta, como fue la primera de ellas en el año 2008, donde el Instituto Nacional de la Seguridad Social concedió por primera vez a una enfermera sevillana una pensión correspondiente al 100% de su sueldo, por lo general únicamente se otorga una incapacidad permanente total.

Como criterio del primer caso, tenemos también la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, 6016/2015, de 11 de junio, que resuelve el caso de una auxiliar administrativa que padece endometriosis profunda severa, no pudiendo permanecer mucho tiempo sentada; sin embargo, la Sentencia 644/2022, del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, desestima la solicitud de una trabajadora, alegando que “tan solo está limitada para su trabajo de operaria textil”.

En consonancia con lo anterior, aunque nuestro Tribunal Supremo todavía no se muestre favorable a la hora del reconocimiento de la incapacidad permanente absoluta, como ocurre en otros tipos de enfermedades silenciosas, como la fibromialgia, los Tribunales de instancias inferiores están mostrando un mayor apoyo con recientes reconocimientos de incapacidad absoluta, como por ejemplo, el caso de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 24 de Enero de 2020 nº recurso 4206/2019 y Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que en el mes de abril confirmó el fallo de la Sentencia del Juzgado de lo Social nº 2 de Barcelona.

Una de las causas por las que se suele denegar una incapacidad permanente por este motivo es la incierta mejoría que puede darse de los síntomas. No obstante, tal y como apunta Tasia Aránguez Sánchez, responsable de estudios jurídicos de la Asociación de Afectadas por la Endometriosis, la evidencia científica ha puesto de manifiesto que los actuales tratamientos solo aspiran a paliar el dolor.

En relación a ello, es interesante que a la hora de interponer la demanda se cuente con un informe pericial elaborado y firmado por especialista médico que avale los perjuicios en la salud que se sufren por este tipo de enfermedad de cara a afrontar y defender la concesión de una incapacidad permanente absoluta, es decir, invalidante para cualquier tipo de trabajo.

Sin embargo, en mi opinión con la nueva Ley se podrá dar una regulación adecuada a esta situación patológica con el fin de eliminar cualquier tipo de sesgo negativo en el ámbito laboral, paliando la situación de las mujeres que sufren de dolores menstruales incapacitantes, pudiéndose acogerse a esta baja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Buenas, ¡encantada de atenderle!
¿En qué puedo ayudarle?