EL ACOSO LABORAL O MOBBING COMO CAUSA DE AUTODESPIDO 

harassment, bullying, surrounded-6887451.jpg

 Antes de nada, hemos de explicar en qué consiste y qué han considerado nuestros Tribunales que puede calificarse como acoso laboral. Así, La STSJ de Castilla y León n.º 396/2023, de 25 de mayo del 2023, señala que se define como «la agresión del empresario o de alguno de sus empleados a un trabajador, con el consentimiento y tolerancia de aquél, mediante hechos, órdenes, o palabras, conducta repetida y duradera en el tiempo, con el fin de desacreditar, desconsiderar y aislar al trabajador, lo que puede llegar a deteriorar la salud de éste».

 En igual sentido, las directivas europeas, 43/2001, de 29 de junio, y 78/2001, de 27 de noviembre, definen el acoso moral como una conducta de índole discriminatoria que atenta contra la dignidad de la persona y crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante y ofensivo.

Del mismo modo, el acoso laboral puede proyectar otras formas, como puede ser el hecho de que un empleador disponga una carga excesiva y desproporcionada a un trabajador como represalia por no haber atendido a condiciones abusivas del mismo, como puede ser hacer horas extras sin contraprestación o sin ser abonadas al salario correspondiente, atender llamadas de trabajo fuera de horario laboral sin haber pactado el plus de disponibilidad, implicando un trato discriminatorio respecto del trabajo encomendado a los demás trabajadores en rango coetáneo al mismo, llegando a una situación insostenible incluso mermando la dignidad del trabajador tanto frente a compañeros como a clientes.

En definitiva, el acoso se manifiesta a través de muy variados mecanismos de hostigamiento con ataques a la víctima por medio de la implantación de medidas organizativas -no asignar tareas, asignar tareas innecesarias,  degradantes o repetitivas, asignar tareas imposibles de cumplir, etc. —medidas de aislamiento social— impedir las relaciones personales con otros compañeros de trabajo, con el exterior, con clientes, no dirigirle la palabra, etc.-, medidas de ataque a la persona de la víctima -críticas hirientes, vejaciones, burlas, subestimaciones, etc.-, medidas de violencia física, agresiones verbales -insultos, amenazas, rumores sobre la víctima, etc.

¿Cuáles son las actuaciones concretas que pueden dar lugar a una situación de acoso laboral?

  • Comportamientos negativos graves contra el trabajador afectado, prolongados a lo largo del tiempo y provocados por los compañeros y/o superiores, colectiva o individualmente, que repercutan sobre el trabajador afectado mediante dolencias físicas o psicológicas y cuya finalidad última sea que el trabajador afectado dimita de su puesto de trabajo
  • Ataques mediante medidas adoptadas contra la víctima: el superior le limita las posibilidades de comunicarse, le cambia la ubicación separándole de sus compañeros, se juzga de manera ofensiva su trabajo, se cuestionan sus decisiones.
  • Ataque mediante aislamiento social.
  • Agresiones verbales, como gritar o insultar, criticar permanentemente el trabajo de esa persona.
  • Rumores: criticar y difundir rumores contra esa persona
  • Dejar al trabajador de forma continuada sin ocupación efectiva, o incomunicado, sin causa alguna que lo justifique.
  • Dictar órdenes de imposible cumplimiento con los medios que al trabajador se le asignan.
  • Ocupación en tareas inútiles o que no tienen valor productivo.
  • Acciones de represalia frente a trabajadores que han planteado quejas, denuncias o demandas frente a la organización, o frente a los que han colaborado con los reclamantes.

¿Qué tipos de acoso laboral existen?

  • Acoso ascendente: cuando quien acosa es una persona que ocupa un puesto de inferior nivel jerárquico respecto del de la presunta víctima de acoso.
  • Acoso descendente: cuando quien acosa ocupa un cargo superior a la presunta víctima.
  • Acoso horizontal: en casos en los que se produce entre personas del mismo nivel jerárquico.

Ante esta situación, cuando es el trabajador quien es acosado bien por la empresa o bien por un compañero con la empresa actuando de forma pasiva o directamente no actuando, nuestro ordenamiento jurídico contempla la figura del Autodespido.           

¿Qué puedo solicitar a raíz de sufrir una situación de acoso laboral?

El acoso laboral o mobbing puede considerarse causa de rescisión del contrato por parte del trabajador, con derecho a la indemnización correspondiente al despido improcedente así como derecho a la prestación por desempleo.  Esto es lo que implicaría solicitar la rescisión del contrato por voluntad del trabajador (autodespido) por graves incumplimientos contractuales del empresario.

No obstante, ante una situación de acoso laboral el trabajador podrá solicitar el amparo judicial por otras 2 vías alternativas:

  1. Solicitar una indemnización de daños morales o psíquicos
  2. Utilizar el procedimiento por violación de los derechos fundamentales (art. 181 de la LR).

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

Se ha de aclarar que el acoso laboral no está expresamente regulado en la legislación laboral, no obstante, el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales especifica suficientes elementos para sustentar una acción de la Administración y de los Tribunales a favor de la prevención y represión de este tipo de conductas y de la reparación de los daños que se hayan podido ocasionar a las personas que hayan sufrido una situación de acoso laboral.

De este modo, y teniendo en cuenta el carácter tuitivo del Derecho Laboral, el artículo 181 de la ley reguladora de la jurisdicción social que  basta con que el trabajador aporte indicios para que el demandado, la empresa, sea quien tenga que aportar una justificación al respecto, es decir, la carga de la prueba recae en la empresa, lo que implica que es la empresa la que tiene que probar que no ha habido ese acoso.

¿Cómo probar el acoso laboral?

Lo más importante serán los medios de prueba, pues aunque la carga de la prueba recaiga en el empresario, ello no obsta para que sea necesario aportar indicios que induzcan a la concurrencia efectiva de tal acoso.

Para ello, los medios de prueba que podemos emplear son los siguientes:

  1. Testifical de los compañeros. Es complicado que esta prueba pueda ser posible debido de los miedos de los compañeros, no obstante, es una prueba a tener en cuenta en la medida en que sea posible.
  2. Si no es posible que los compañeros testifiquen, siempre podemos acudir a los medios tecnológicos de los que disponemos actualmente: así, podemos grabar toda interacción que tenga con el empresario y/o acosador. Esto es perfectamente legal.
  3. Un informe médico o psicológico sobre la situación de salud mental referida al acoso sufrido por parte del trabajador para constatar este hecho.
  4. Mediante los medios telemáticos y llamadas: es importante no borrar llamadas ni WhatsApp ni correos electrónicos.
  5. Haciendo llegar a la empresa por escrito la disconformidad con la conducta.
  6. Denunciando la situación ante la Inspección de trabajo.
 
Si quieres que te asesore y ayude con tu situación laboral, puedes ponerte en contacto conmigo: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Buenas, ¡encantada de atenderle!
¿En qué puedo ayudarle?